sábado, 6 de abril de 2013

Desaparecer.

Perdona por no escribirte en todo este tiempo pero estaba enfadada contigo. Enfadada por haber desaparecido así de esa manera. Porque has desaparecido, como todo lo demás, ¿con quién puedo hablar ahora? Al desaparecer te llevaste todo. Yo también voy a desaparecer, hacia adentro o al menos eso quiero.

Y dejar esta mierda de sociedad que nos oprime y nos dicta las normas, sabes que siempre he sido una rebelde no me gusta seguir las normas. De alguna u otra manera para mí, las normas están para romperlas. Sigo sonriendo pero sin pasar del aprobado, sabiendo que esta sociedad sigue sacando matrícula de honor en ignorarnos.

Quiero desaparecer, y hacer como que nada de lo pasado ha ocurrido, como si tú no hubieras existido pero no puedo. ¿Y sabes por qué? Porque siento, no paro de sentir. Y dime, ¿qué se siente cuando no se siente nada? Yo quiero saberlo, quiero tener esa sensación. Y lo intento, día tras día obligándome a no sentir pero no consigo alcanzar el éxito y llega el momento en el que me derrumbo. Y, joder, no sé, no sé como promocionar este fracaso.

 Hoy, mi día comenzó como uno cualquiera hasta que por caprichos del destino ha terminado resultandome todo indiferente, he perdido todas las ganas, menos las que me llevan a escribir estas líneas, por muy absurdas que te parezcan, son las más sinceras. Y preferido escribirlas porque me expreso mejor y digo lo que siento, evitando así caer en la mentira que me lleva al orgullo de decirte que   ya no te siento.

¿Sabes dónde le encuentro yo nuestro problema? En sentirnos héroes en una batalla que perdimos hace mucho tiempo, pues la ganó el orgullo. Y aquí estamos, tú desaparecido y yo queriendo desaparecer sin poder, por no dejar de sentir. En fin, estés donde estés, ya no importa, ya no vamos a cruzarnos. Vaya tragedia la nuestra, pero la vida es trágica.

4 comentarios:

  1. desaparece a mi, yo te esperaré con el destino de pluma y mano para hacerte sonreir...
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gustavo por todos tus comentarios, que me alegran y me gustan tanto, además de ayudarme. Sigue por aquí.
      Besitos.

      Eliminar
  2. Al final, todas las batallas se pierden, ya sea en cicatrices, ya sea en el olvido.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  3. Bravo al cuadrado!
    Por tu sinceridad y tu coraje.
    Bravo al cubo
    si metemos en el reconocimiento tu sencillez;
    elevado a la cuarta, si dulzura.
    Podríamos seguir hasta elevarlo al infinito,
    con lo bonito de tu arte.
    Lo malo es la tristeza,
    el sabor a llanto en las palabras.
    Así y todo hay ecuación,
    detrás del igual sólo puede ir una sonrisa
    de admiración
    y un OLÉ entre aplausos.

    Guerrero

    ResponderEliminar